Cómo ser eficientes en el teletrabajo

Hoy en día miles de empresas decidieron mantener la jornada laboral de sus empleados a través del teletrabajo, por los múltiples beneficios que ofrecen; pero es importante saber cómo ser eficientes en el teletrabajo sin perder los objetivos. 

También hay un alto porcentaje de personas que luego de experimentar la pandemia mundial causada por el Covid-19, decidieron emprender su negocio o marca desde la comodidad de su hogar.

Y con ello, se ahorraron una cantidad importante de dinero, que debían gastar para desplazarse diariamente, arrendar una oficina o local para trabajar y comer en cualquier restaurant. 

Teletrabajo productivo

Viéndolo desde el ahorro de tiempo, dinero y reducción del estrés, el teletrabajo es una de las mejores opciones laborales que existen. 

Sin embargo, para no perder la orientación ni objetivos, se deben mantener algunos hábitos que garantizan una actitud positiva y productiva mientras se labora.   

Al tomar la decisión de realizar teletrabajo, es vital conseguir ese espacio ideal en tu hogar en donde podrás sentirte cómodo y activo para desarrollar las funciones. 

Entre las recomendaciones para un óptimo espacio de trabajo están: 

Buena iluminación

Es fundamental que ese lugar tenga una entrada de luz natural amplia o que cuenten con bombillas que iluminan correctamente el espacio donde se ubicará; evitando forzar la vista, el cansancio y el sueño. 

Un lugar solo para trabajar

De cierto modo se deben evitar las distracciones, entonces es recomendable ubicar un espacio que no sea compartido por otros miembros de la familia, que están haciendo acciones distintas a las del trabajador. 

Es preferible un espacio pequeño que cuente con una mesa y una silla, sin tantas comodidades, en donde se tenga una posición física adecuada para evitar dolores musculares.   

Poco ruido

Hay personas que no les molesta trabajar con personas conversando cerca, música o la TV encendida. Pero si no es el caso, es mejor buscar un espacio un poco distanciado, con el fin de evitar sonidos que puedan perturbar el trabajo. 

Servicio de internet

Si se realizan constantes reuniones diarias o semanales, es importante contar con un buen servicio de internet, que permita la asistencia sin interrupciones de la jornada laboral.  

Intervalos de descanso

Evitar pasar largas horas en la misma posición, delante del computador, crea tiempos para estirarte, hacer un poco de ejercicio y despejar la mente. De esta manera, se retoman las tareas con más enfoque y energía.  

Comunicación con el equipo

Mantener una comunicación frecuente con tu jefe o grupo de trabajo, permite conocer los avances obtenidos en líneas generales. Además, ante cualquier problema es mejor resolverlo de manera colectiva para que se mantenga el trabajo y apoyo grupal.

Atención con el aseo personal

Ducharse y vestirse correctamente es una forma de canalizar al cuerpo ante una actividad. Si se mantiene en pijama y descuidando el aseo personal, la actitud será apática con poca concentración y seriedad, frente al desarrollo de las funciones. 

Definir horarios

La mayoría pueden caer en el terrible error de alargar las jornadas laborales. Como se encuentran en su casa, piensan que pueden mezclar paralelamente las tareas del hogar con las responsabilidades del trabajo. 

Las consecuencias serán mediocres, poco eficientes y generando un agotamiento general.

Ingerir alimentos constantemente

Está relacionado con la creación de horarios, cuando no se fijan horas para desayunar, almorzar, merendar y cenar; se crea el hábito de picotear a todas horas. 

Si no se nutre el cuerpo con los alimentos correctos, a destiempo, agregando dulces, gaseosas y sin realizar ejercicios, en pocas semanas es probable que se adquiera alguna enfermedad digestiva.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.